EL CACHIRÚ

También se lo llama Cachurú.

  Se lo representa con la forma de un descomunal lechuzón de poderosas garras y agudo pico. Su plumaje es gris oscuro y ríspido, degradando en cerdas a la altura de las piernas. Sus ojos, enormes y fosforescentes, brillan como hogueras en la sombra. Ésta luz y sus gritos agoreros son las únicas señales que denuncian su vuelo silencioso.

Se dice que puede alzar a un hombre por los aires o desgarrar su cuerpo en un santiamén. Pero prefiere arrebatarle el alma en la hora de su muerte, para convertirla en un fantasma terrible.

Muy rara vez se lo oye o ve en campo abierto, su zona preferida son los tupidos montes de difícil acceso.

                                                           

Template by JoomlaShine